Transporte eléctrico como futuro empresarial

Publicado el 14 de junio, 2017

El transporte electrónico puede hacer a una ciudad resiliente, sostenible e inteligente.

En diversas partes del mundo se ha incorporado al transporte privado y/o público la electricidad como fuente de energía. En Berlín toda la flota de autobuses que circulan en la ciudad fue sustituida en junio de 2015 por modelos Solaris Urbino, los cuales son 100% eléctricos. Y en Madrid comenzó a operar en noviembre de 2015 el servicio de autos eléctricos llamado Car2go, ambas son soluciones viales sustentables que no dañan la economía ni al medio ambiente.

Estos dos ejemplos son muestra de que el transporte eléctrico no es un lujo, es una realidad y necesidad que debe irse ampliando hasta llegar al ámbito empresarial para que sea el principal medio de transporte de los colaboradores, ya sea de manera colectiva y/o particular.

A continuación mencionaremos algunos de los tantos beneficios que tiene el transporte eléctrico:

Protege el medio ambiente 

Las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes influyen en el cambio climático, y la principal ventaja del transporte eléctrico es que no emite estos gases contaminantes. También propicia una menor contaminación acústica porque emplea motores que son más silenciosos comparados con los tradicionales de combustión.

Benéfico para la salud

Los colaboradores de una empresa pueden sentirse estresados por factores como: el incumplimiento en el horario del transporte, el costo, el tiempo de traslado, la polución del aire y los niveles sonoros generados por la gente y los autos, lo cual se ve traducido en llegadas tarde a la oficina e inasistencia, motivos que repercuten en el desempeño individual y colectivo.

Con el transporte eléctrico todo esto disminuye y gradualmente se elimina, brinda a los colaboradores una mejor calidad de vida, mayor energía y concentración para desempeñar sus actividades laborales.

Menor consumo de energía

Estos vehículos usan energías renovables como: hidroeléctrica, eólica y fotovoltaica, las cuales transforman la energía procedente de recursos ilimitados y gratuitos, justamente lo contrario que los combustibles fósiles.

Tanto para eventos internos de la empresa, como para la distribución de productos o servicios, el transporte eléctrico es una buena alternativa para las empresas que buscan ir más allá de generar ingresos y aportar algo a la sociedad o no causar daños al medio ambiente

Fuentes: www.revistaei.cl www.ecoclimatico.com www.abc.es www.ecogestos.com

Sólo 20% de las 150 ciudades más grandes del mundo cuentan con una planeación para tener bajas emisiones de carbono, lo cual representa nuevos retos para la industria. ¿Quieres saber más? Te invitamos a leer: “Ciudades con bajas emisiones de carbono”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *