Importancia de restaurar suelos contaminados

Publicado el 21 de septiembre, 2016

33% del suelo mundial está de moderado a altamente degradado por la erosión, salinización, compactación química y agotamiento de nutrientes. 

Aunque en ocasiones no se les da la importancia que merecen, los suelos sustentan la vida en el planeta ya que proporcionan soporte físico a plantas, y son el componente esencial del ciclo hidrológico.

Por su lenta velocidad de formación y capacidad de regeneración es que son un recurso natural no renovable, y las consecuencias de su degradación son: la reducción de servicios sistémicos, el cambio climático, e incluso la inseguridad alimentaria y nutricional. Es por estas razones que restaurarlos es de vital importancia.

En la actualidad hay un amplio abanico de tecnologías enfocadas en su recuperación, algunas de aplicación habitual y otras en fase experimental que aíslan o destruyen sustancias contaminantes, alterando su estructura química mediante procesos químicos, térmicos o biológicos.

En México, un grupo de científicos de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), trabaja en una investigación patrocinada por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), para estudiar y detectar genes en bacterias que biodegradan los contaminantes que persisten en los suelos de la región.

Han encontrado que los contaminantes de tipo aromáticos y organoclorados pueden ser removidos del ambiente, que año con año se acumulan, y aunque ahora se encuentran en niveles bajos, con el paso del tiempo representan un peligro.

Cuando se logra aumentar el contenido de materia orgánica en los suelos, la superficie con vegetación, cuando se utilizan sabiamente los nutrientes, se promueve la rotación de cultivos y se reduce la erosión, se puede lograr un aumento medio del rendimiento de los cultivos de hasta 58%

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), propone los siguientes puntos para salvar los suelos a nivel mundial:

  • Implementar políticas inclusivas y gobernanza.
  • Investigación selectiva de los suelos.
  • Inversión en gestión sostenible de los suelos.
  • Detener la degradación de los suelos y restablecer los degradados.
  • Poner en práctica programas de educación y extensión eficaces.
  • Sistemas de información sobre suelos.

Fuentes: Instituto Nacional de Ecología. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO).

¿Sabías que existe una pulsera que purifica el aire? Para conocer más, en Monex te recomendamos leer “Proyectos que inhiben la contaminación

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *